Cuando el diafragma baja entra aire cargado de oxígeno y cuando sube sale aire cargado de dióxido de carbono: nos oxigenamos. Este movimiento también colabora con el estómago, intestinos, hígado y riñones.

La respiración diafragmática correcta saca hacia afuera la barriga durante la inspiración, como un bebé durmiendo boca arriba.

¡Olio del Re!

La respiración al nacer

Al nacer estrenamos cuerpo. Un cuerpo flexible, plenamente funcional y que respira de forma automática hinchando la barrigota.
Esa forma de respirar es la respiración Redonda, la más natural y que activa muchos sistemas del cuerpo.

Cuando nacemos tenemos una respiración perfecta, armoniosa, redonda: diafragmática.

La respiración al crecer

Cuando empezamos a crecer, descubrimos el mundo, las oportunidades, las dificultades, las alegrías y las penas y un abanico enorme de emociones que tienen sus efectos en nuestro metabolismo y fisiología.

La vida paleolítica

El hombre primitivo evolucionó perfeccionando un sistema de protección en casos de peligro o cuando se sentía amenazado por otro depredador: tensión muscular, sentidos a flor de piel, aumenta la presión sanguínea, etc. y anticiparse a las amenazas para sobrevivir.

El estrés es nuestro enemigo

Ya no existe peligro de que nos devore un depredador, la sociedad ha evolucionado pero con la mejora aparecen nuevos problemas. Nuestro actual depredador son las preocupaciones, los problemas, las dificultades que sufrimos, el estrés de la vida.

compra Olio del re

El estrés provoca rigidez muscular

Y, como máquinas que somos, nuestro cuerpo reacciona a los estímulos que recibe, pero a diferencia del hombre primitivo donde la situación de estrés era corta e intensa, en esta ocasión el nivel de estrés es menor en intensidad pero más alargado en el tiempo, y con unos efectos sobre nuestro cuerpo diferentes.

Cuando estamos estresados sentimos una tensión en los músculos, sobre todo en la espalda, hombros, cuello, etc. Notamos esa tensión porque somos conscientes de nuestros músculos pero, ¿quién es consciente de su diafragma?

La falta de oxígeno afecta al cerebro

Una de las consecuencias de una mala oxigenación la notamos en la cabeza, nos cuesta pensar con claridad, nos duele, nos cuesta conciliar el sueño por las noches… Con una clara consecuencia sobre nuestra mente: estamos agotados, no descansamos, estamos embotados.

A nivel digestivo la cosa no mejora: si el diafragma no funciona bien no ayuda a estómago e intestinos y notamos digestiones pesadas que requieren más esfuerzo de nuestro cuerpo y nos dejan sin energía.

El diafragma afecta al sistema depurativo

Lo mismo ocurre con el hígado y riñones, el diafragma colabora activamente en el proceso de eliminación de toxinas ya que ayuda a drenar estos órganos con su movimiento.

¡Olio del Re!

El yoga y la respiración

Por algo será que técnicas orientales como el Yoga, PranaYama o Rebirthing y que buscan el bienestar del cuerpo y de la mente lo primero que te enseñan es a mejorar tu respiración para empezar a encontrarte mejor.

Realizar inspiraciones amplias y armoniosas de forma consciente te ayudará a oxigenar tu cuerpo y tu cerebro, liberándote de las tensiones y poder afrontar las vicisitudes del día a día de otra forma, con más energía y más lucidez.

Existen aceites esenciales cuyas propiedades respirativas, efectos balsámicos, expectorantes mejoran la capacidad pulmonar ayudándote a alcanzar una respiración diafragmática.

La aromaterapia está adquiriendo importancia a nivel mundial debido a la tendencia de disfrutar de productos naturales con beneficios sobre la salud de las personas.

En la naturaleza podemos encontrar remedios con los que hemos convivido durante millones de años.